Como expertos en ofrecer un servicio de creatividad, diseño gráfico y contenidos profesionales, en este artículo queremos puntualizar cuál es el papel ideal para una buena impresión. El objetivo es que tus proyectos presenten la imagen adecuada para que se puedan leer con claridad, además de disponer de una alta calidad para que la impresión se conserve en el tiempo.

Elegir papel de calidad para impresión es la clave del éxito

Es muy importante que apuestes por papel de calidad para impresión para obtener los mejores resultados, pero dependiendo de cada caso, será mejor que optes por un tipo u otro. En Europa, el que más utilizamos es el DIN 476, y los formatos de papel se clasifican por tamaño, empezando con el A1 y terminando con el A8. Los más comunes son el DIN A-4 y DIN A-3.

¿Qué papel es ideal para imprimir?

Para imprimir con calidad profesional debes fijarte en el gramaje. Cada hoja de papel se compone de celulosa, algodón y otras fibres. Cuánto mayor sea el porcentaje de celulosa, mejor será la calidad del papel, si, por el contrario, el mayor porcentaje es de algodón, la estructura del papel será más estable, y si lo que predominan son las fibras, se rebajará la calidad.

De esta forma, dependiendo del tipo de trabajo que quieras imprimir, será mejor que elijas un gramaje u otro. Puedes escoger desde folios finos hasta, por ejemplo, cartulinas con un gramaje de 220 g/m2.

Si quieres imprimir en color, te recomendamos que elijas un papel de mayor gramaje para que soporte las cuatro capas que componen los colores básicos. Además, evitarás el riesgo de que el trabajo no quede opaco.

Tipo de papel

En relación con los acabados, también puedes elegir entre estucado mate o estucado brillo, pero estos papeles son más delicados que los tipo offset. Si necesitas imprimir un documento con un acabado de calidad superior, sí te los recomendamos, pero si quieres un acabado normal, es preferible que optes por un papel estándar de 80 gramos.

Normalmente, la opción de estucado mate es la que se utiliza en entornos de oficina, y puede usarse tanto en equipos láser como de tinta. El papel con estucado brillo solemos emplearlo para imprimir fotografías en equipos de inyección, y nunca puede utilizarse en máquinas láser porque se derretiría al pasar por la zona interna de la impresora.

También puedes optar por papel reciclado que, aunque tiene un tono más oscuro que el papel normal, se fabrica con material recuperado y no tiene agentes contaminantes. De la misma forma, también podrás seleccionar el tipo de formato y el gramaje que quieres para tu proyecto o tus impresiones.

En conclusión, ahora que conoces las características del papel ideal para una buena impresión, esperamos que te decidas por la opción adecuada para conseguir presentaciones elegantes y claras.