El packaging o envoltorio de cartón es más que un simple método de envío. Puede convertirse en una valiosa herramienta de marketing de una empresa si tiene una impresión atractiva. Dale un toque de profesionalidad y fomenta la confianza del cliente usando las tipologías de impresiones para packaging que más convienen a tu negocio. Te contamos un poco más de ellas.

Los tipos de impresiones para packaging

La impresión de packaging se caracteriza por realizarse sobre cartón ondulado, lo que requiere de unas técnicas especiales que, básicamente, podemos dividir en las que te contamos a continuación.

Offset

Esta técnica emplea impresión de CMYK (de 4 tintas) y funciona mediante un láser que graba el diseño que queremos imprimir sobre una plancha, generalmente de caucho, de donde se pasan al papel. Gracias a esto, conseguimos unas impresiones muy nítidas y de alta calidad, ya que los poros del caucho absorben el sobrante de tinta.

Es perfecto para ediciones limitadas y exclusivas.

Flexografía

Esta impresión es muy adecuada para envoltorios flexibles y sobre cartón corrugado. Tiene un bajo coste por unidad y se pueden utilizar con tintas acuosas y aceitosas.

Sin embargo, tiene peor calidad de impresión, sobre todo en colores suaves o en 4 colores. Se debe a que, en flexografía, los colores están limitados y en la superficie del cartón su resultado no es tan llamativo.

Lo recomendamos para hacer cajas de envío con fondos o logos impresos o si necesitas la impresión con urgencia, ya que esta técnica, además de económica es increíblemente rápida.

Digital

Es una de las técnicas que ha experimentado mayor desarrollo. Hoy en día es posible utilizarla para imprimir casi sobre cualquier material: etiquetas, cajas con cartón corrugado o laminadas, en los film para packagings flexibles.

No es una técnica muy costosa y permite imprimir bastante rápido. Los pedidos mínimos para que salga rentable son bajos, de manera que hacer pedidos de gran volumen puede ser caro en comparación con otras técnicas.

Así, te recomendamos esta impresión si no necesitas muchas cajas.

Rotograbado

Su calidad de impresión es muy alta, y funciona bien con packaging flexible y con cartones laminados.

No obstante, no hay muchos materiales en los que se pueda imprimir con este técnica, y para que sea rentable hay que imprimir grandes cantidades. Además, sus tiempos de impresión son más altos.

Serigrafía

Se puede utilizar sobre cualquier material y no necesita imprimir grandes cantidades para que sea rentable. Además, su impresión no está limitada a una superficie plana.

Como inconveniente, esta impresión es más lenta que otras y falla cuando hay que imprimir imágenes de gran calidad como fotografías.

Ahora que conoces las tipologías de impresiones para packaging, seguro que podrás escoger las que mejor te vengan en cada ocasión sin tener que pagar un alto precio.