Gracias a la creación de la primera impresora y a una posterior dedicación absoluta en el desarrollo tecnológico de este sector, actualmente disponemos de unas impresoras eficaces y de excelentes calidades.

Como centro de atención al cliente y servicio de soporte en cualquier tema relacionado con proyectos de impresión, queremos hacer un repaso al origen de la impresión para que conozcas quién inventó el primer producto capaz de imprimir, además de saber cómo ha ido evolucionando con el tiempo.

El origen de la impresión

Hoy en día podemos encontrar impresoras con conexión WiFi y qué pueden recibir órdenes desde cualquier dispositivo móvil, la historia de la impresión se remonta a muchos años atrás. Es difícil nombrar a una sola persona como creadora absoluta de tal artículo porque la idea fue generada y formada por varias personas.

No obstante, podríamos considerar a David Edward Hughes como el inventor de una especie de telégrafo que era capaz de transmitir datos mediante un código perforado y que tuvo lugar en el año 1855. Sin embargo, el verdadero pionero fue Charles Babbage el que, en 1940, creó los diseños de la impresora más antigua. Aunque, no fue hasta cincuenta años más tarde cuando un grupo de ingenieros cogió los planos de dicho proyecto y crearon la primera impresora. Este producto, actualmente se puede visitar en el Museo de Ciencia de Londres, pesa cerca de 2000 kilogramos y está formado por más de 4000 piezas.

Evolución de la impresora más antigua

A partir de que aquellos ingenieros tomaran la iniciativa, se comenzaron a dar los primeros pasos en el sector de la impresión y la tecnología de dichas máquinas se fue desarrollando rápidamente. En 1953, Remington Rand creó una impresora de alta velocidad que era capaz de imprimir seiscientas líneas de texto por minuto.

Cuatro años más tarde, la multinacional IBM patentó la impresora de matriz de puntos capaz de deslizar un cabezal de impresión por el papel. En 1959, la misma empresa inventó los equipos de impresión por líneas que incluían una escala de grises para sobreimprimir con más claridad.

Las impresoras láser son utilizadas actualmente por sus amplias prestaciones, éstas no funcionan con cartuchos de tinta, si no, imprimen con tóner. En 1969, el ingeniero americano Gary Starkweather fue el creador de la primera impresora de estas características, pero empezó a comercializarse en 1977.

En conclusión, la importancia que tiene la tecnología en las empresas que nos dedicamos a la impresión es relevante para adaptarnos a los distintos cambios de la sociedad y dar así un servicio centrado en el cliente y en lo que necesita.