La tipografía es uno de los elementos clave en las artes gráficas, la comunicación, la publicidad, el marketing y hasta la cultura popular. Gracias a ella, entendemos mejor los mensajes y dotamos de un estilo determinado a los textos.

¿Qué es la tipografía?

Tiene múltiples definiciones y podríamos analizar su raíz etimológica, que viene del griego typos, ‘marca’, y graphia, ‘cualidad de escribir’. No obstante, para ir al grano, la definiremos como la disciplina que ordena las letras y el texto de manera que este sea legible, claro y atractivo estéticamente para el lector.

Implica un determinado estilo, una apariencia y una estructura. Se compone con las fuentes de las letras. Con ellas provocas ciertas emociones y transmites mensajes específicos. En resumen, la tipografía es lo que hace que un texto cobre vida.

¿Qué tipos de tipografía hay?

Atendiendo a un criterio de morfología, hay cuatro grandes familias tipográficas.

Con serifa (romanas)

Su seña de identidad es el remate o pequeño adorno que tienen las letras en sus extremos. Esto les aporta un cierto tono caligráfico, aunque no tanto como el grupo de cursivas, que veremos más adelante. Tienen un diseño serio y tradicional, algo que también puede identificarse como institucional o académico.

Sin serifa (palo seco)

Es una familia de letras sin remates o adornos. Se podría calificar de estilo minimalista. Se caracteriza por su fácil lectura. Por eso es la más utilizada con fines comerciales o periodísticos. Muchos titulares de periódicos o carteles publicitarios están hechos con este tipo. Este grupo de letras transmite modernidad, neutralidad y seguridad.

Cursivas (manuscritas)

También se denominan script y su característica principal es que imitan la caligrafía humana. Son más curvadas que las de los dos grupos anteriores, van unidas entre sí y, normalmente, están inclinadas hacia la derecha, como ocurre con la verdadera letra manuscrita.

Decorativas (exposición)

También se conocen como display. Imprimen diversión, juventud, creatividad y carácter. Su legibilidad es menor que en cualquiera de los anteriores grupos, por lo que solo son utilizadas en soportes destinados a llamar la atención de determinados públicos.

¿Cuáles son las más utilizadas en las artes gráficas?

Seguro que conoces algunas de las tipografías más usadas en artes gráficas. Sans Serif, Helvetica, Trajan o Futura son algunas de ellas. Hay otras como Bodoni, Gotham o Rockwell que también habrás visto en algunos textos o diseños.

¿Qué tienen en común todas ellas? Su legibilidad, su claridad y, en la mayoría de los casos, su corte moderno.

¿Cómo influye la tipografía en un texto impreso?

Marca el carácter, la legibilidad y el estilo de ese texto. Puede, incluso, influir en la opinión de los lectores. Aspectos como el tamaño, el interlineado o el perfil del lector son factores a tener en cuenta a la hora de elegir una. Los tamaños de letra pequeños y el bajo contraste pueden hacer que casi nadie lea tus textos o que los considere poco interesantes. Por otro lado, un interlineado que ronde el 1,5 tiende a acelerar la velocidad de lectura.

A la hora de transmitir modernidad, claridad y sencillez, muchos diseñadores se decantan por las tipografías sans serif. No obstante, todo depende del público al que vaya dirigido el texto y las sensaciones y los valores que quieras transmitir con él.

Artyplan te asesora para que tu proyecto gráfico sea un éxito

Desde Artyplan, contamos con un equipo de asesores que pueden ofrecerte una orientación profesional y personalizada para que tu proyecto de artes gráficas sea todo un éxito. Hacemos trabajos de gran y pequeño formato, impresión comercial, papelería corporativa, packaging webprint. Podemos aconsejarte acerca de la mejor tipografía para un proyecto editorial, de comunicación o de marketing.